Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Septiembre de 2006.

Pisos, fincas urbanas

El terreno de una comarca está compartimentalizado en fincas que pertenecen a una zona de adscripción  dentro de un mapa de ella. Si el suelo es de ciudad también, obviamente el terreno está dividido en fincas y zonas urbanas. Para garantizar la competencia el Estado limita el precio máximo que se puede pedir a cambio de un producto o servicio entre ciudadanos.as (nota: no sepuede pedir por un producto o servicio más de lo que cuesta producirlo. ) cuando la situación de riesgo de monopolio así lo pide.

"(...) No cabe negar que la situación económica influya fuertemente sobre el Derecho. La Economía es una constante fuente de preeminencias. Todas las relaciones económicas arrancan ya, por su propio contenido esencial, de la disparidad de necesidades entre los partícipes. El verdadero Derecho, en cambio, se alimenta de la igualdad. En su pureza absoluta, sólo sería posible entre iguales. Donde hay un fuerte y un débil, la consecuencia es que el Derecho sufra desviaciones respecto al ideal. (...) Todo hombre que tiene poder procura usarlo en su provecho cuando se relaciona con otros. Y en una inmensa mayoría de casos lo consigue. He ahí, pues, junto con su razón, la circunstancia en que el fenómeno económico condiciona indudablemente a lo jurídico. La Economía, con su contínua siembra de disparidad, hace la guerra y logra perturbar a cada paso al Derecho. Pero el Derecho no es inerte, por fortuna, y, valiéndose de las fuerzas políticas cuyo control ostenta, trata de llegar, y llega incluso, a poner a la Economía a su servicio; la Hacienda Pública no es otra cosa. Y por eso, la Política Financiera no tiene más noble designio que ir borrando las desigualdades económicas existentes para crear un clima propicio a la Justicia" (Lois Estevez 1959 Introducción a la Filosofía del Derecho)
    El autor muestra una tímida voz que oponer al salvajismo de los depredadores, y ensalza la labor de las Políticas que el Derecho elabora en el Estado para enderezar el árbol torcido de la codicia de los que llama fuertes, de posición dominante en un mercado concreto.
   
Sigue José Lois:

"(...)Comprobamos vívidamente cómo las condiciones del contrato que una parte intenta dictar crecen hacia su máximo a medida que el poder de espera de la otra parte va experimentando reducciones consecutivas. (...) Donde no existe poder de espera, porque la situación económica no lo consienta a una parte, quedará borrada de hecho la libertad contractual: la Economía se habrá sobrepuesto al Derecho.(...)" Parafraseo: cuando el poder de espera de ambas partes contratantes es similar, las condiciones del contrato se estipulan con auténtica libertad y ninguno de los contratantes está en situación de imponer su voluntad al otro.(...) Mientras la desigualdad económica no se elimine o no se atenúe, el poder de espera seguirá presionando con toda su fuerza constrictiva sobre los débiles, cuya condición, a la larga, vendrá la ley protectora a complicar y agravar, pues el otro contratante procurará, como es natural, prevenirse de riesgos actuando en fraude a la ley, y exigirá, además, una contraprestación aún mayor, a título de seguro.(ídem)

     Para asegurar la existencia de un verdadero mercado donde las partes contratantes actúan con un poder de espera similar, el Estado ha de promocionar la igualdad máxima en la ciudadanía, igualdad que acerque las posiciones con diferente grado de poder. La existencia de pisos de Protección Oficial es una medida paliativa que sólo encona más las posiciones desiguales como se acaba de leer.  La ley de defensa de la competencia (16/1989 del 17 de julio) en sus artículos 1º,1.d; 1º,2;6º,1;  6º,2.a; 6º,2.c;  6º, 3; 46º,1.b arbitra que el Estado a través de su juez  prohibe "La aplicación, en las relaciones comerciales o de servicio, de condiciones desiguales para prestaciones equivalentes que coloquen a unos competidores en situación desventajosa frente a otros", "Son nulos de pleno derecho los acuerdos, decisiones y recomendaciones que estando prohibidos en virtud de los dispuesto en el artículo 1, no estén amparados por las exenciones previstas en la presente ley",  "Queda prohibida la explotación abusiva por una o varias empresas de su posición dominante en todo o en parte del mercado nacional. 2.a) La imposición, de forma directa o indirecta, de precios u otras condiciones comerciales o de servicio no equitativos". (Queda prohibida) "La negativa injustificada a satisfacer las demandas de compra de productos o de prestaciones de servicios". " Se aplicará también la prohibición a los casos en los que la posición de dominio en el mercado de una o de varias empresas haya sido establecida por disposición legal"


  Cuando se da una situación horizontal de imposición de precios abusivos, como es el caso, y de dominio absoluto del sector por unos intermediarios entre las empresas constructoras y los consumidores como son los.as Agentes Inmobiliarios.as, la vivencia es desde la óptica del consumidor igual a un monopolio que impone unos precios en desacuerdo con el valor real del producto y de los servicios asociados a la compra-venta. Y desde la perspectiva del constructor se trata de una transacción de la que coger el máximo beneficio, y está dispuesto a subastar "sus" pisos al mejor postor en toda ocasión, en unas situaciones en las que los jóvenes compradores no pueden esperar. El alquiler es la respuesta opresiva del constructor a la impaciencia del consumidor.


  Una medida que se propone ante esa situación es la de gravar con impuestos altos la adquisición de una segunda o tercera vivienda, de forma que disuada a los inversores; lo cierto es que los centros de las ciudades están a un nivel de ocupación del 50% (estimación propia) y la abundancia real de pisos vacíos contrasta grandemente con la escasez de oferta libre, habida cuenta del acuerdo tácito horizontal entre constructores, que presentan unos agentes inmobiliarios que desoyen la racionalidad de la cuestión, anulan la libertad del mercado y abusan desde la posición de poder que representan.

   Una cara más del asunto es la acumulación de pisos vacíos en propiedad de las constructoras, que agrandando sus capitales desorbitadamente con cada venta de esta factura, se apoderan por un lado de los centros de las ciudades, y por otro amplían su horizonte a propiedades rurales con la intencionalidad demostrable de comprar barato a los campesinos para vender caro a los hijos de esos campesinos no ya una parcela que es sustantivamente valiosa, sino un piso-basura de sesenta metros en un barrio medio vacío dominado por la especulación "legal" e ilícita que la ley de competencia regula y prohibe. Me asusta ver cómo las pequeñas ciudades europeas se convierten en latifundios de especuladores, cómo esos especuladores se intercambian como cromos de futbolistas pisos, en busca del derribo de edificios orientado a la construcción de torres altas y emblemas empresariales. Las personalidades jurídicas que aglutinan esas personas muestran las carencias en la aplicación de una Ley, la Ley de garantía de la Competencia, aplicación que está lejos de garantizar la Existencia de un Mercado Inmobiliario Libre, ordenado, alejado del salvajismo y alejado de la opresión.

Reiteración: El mercado de fincas urbanas está en manos de personas que subcontratan, construyen y ponen a la venta productos que cuesta producirlos 30.000 euros y que pretenden verbalmente vender en 300.000 euros. Esta es la motivación de mi carta, mi indignación, y mi agrado que considere cuanto ha leído con atención.


Atentamente,

                        -----------------------------

Más acerca del tema: Los constructores, promotores suelen emplear a un aparejador para edificar. El aparejador está al servicio del presupuesto del promotor, y no puede desarrollar sus propias ideas con el peso muerto que eso supone si surge alguna discrepancia sobre materiales o el modo de construcción.
 También se dice que los ayuntamientos imponen condiciones a los promotores

    
  
02/09/2006 15:01 cesar d. castro porto #. Social No hay comentarios. Comentar.

Pisos, fincas urbanas 2

 Grabar con impuestos altos la segunda o tercera vivienda implica una limitación a la inversión en bienes inmuebles pues se convierte en mala inversión esa inversión
02/09/2006 15:05 cesar d. castro porto #. Social No hay comentarios. Comentar.

pornografía

 

           x


02/09/2006 17:14 cesar d. castro porto #. Noticias Local No hay comentarios. Comentar.

Presentación enero 2012

                             *********************


Nombre: César D. Castro Porto

Domicilio: R/ PM 19- 4º A 15701. Santiago de Compostela(sep 2007).

Estudios: Filosofía atea.

Experiencia:

1989- COmienza mi andadura laboral a los dieciséis años. Exportación de máquinas tipo A de juegos de marcianitos a Europa del Este y Norte de África en vacaciones, durante el curso estudio el Bachillerato en el Instituto Gelmírez de Santiago.

1991-Cumplo 18 años y me dedico a negociar con licor café fabricado con aguardiente en las fincas de mi padre. Termino el bachillerato y obtengo un premio literario con un cuento en Galego sobre la televisión como medio de expresión artística. En el Instituto participo en actividades del centro como conciertos y teatro de estudiantes. Creo que mi vocación es técnica, pero la Universidad representa un centro oscuro que no me atrae.

1992- Inicio mi capricho de modelaje. Por feo y bajo no me dejan desfilar en pasarela, por eso me dedico a la publicidad de condones y fotografía en televisión. Conozco a la gente de la CNT y me intereso en cuestiones de justicia social. Desaparece mi abuelo Darío Castro, quien antes de eso me enseñó lo que se puede hacer con la agricultura si te colocas con anfetaminas

1994- El audiovisual me decepciona. Viaje a Portugal, donde entro en contacto con un grupo de Lisboenses que me inician en las drogas lúdicas como el peyote, la coca o la marihuana y los opiáceos. Más tarde obtendré mis propias setas psilocibes en una finca de mi abuelo desaparecido Cándido Porto Carballo. El Doctor Horna me da alucinógenos contra el tedio.

1996- Estudio como terapia contra el aburrimiento. Aprendo a escribir de forma profesional. Cibercafé en Coimbra, tienda 24 horas en Bourdeos. Contacto italiano de la CNT, unos comunistas de Roma que regentan el Villaggio Globale, les prometo una visita.

1997- Diseño una plaza de Santiago, la anexa a la Biblioteca Concepción Arenal: espacio, sistema de aceras y farolas. Propongo el Hostal La Rosaleda de la calle La Rosa. Conozco a Ángela, una profesional que me enseña todo lo que se pueda saber acerca del sexo y la feminidad. José María, un informático local, intenta enseñarme algo de ordenadores. Sólo teoría. Propongo las famosas "esquelas" de los paquetes de tabaco. Me ilustran en la Difusión Espontánea de las Ideas: Me da un soponcio y casi dejo los estudios de Filosofía por eso. Estudio la ganadería como sistema de producción y me decepciona; me intereso por el movimiento nudista y vegetariano internacional.

1998-Me centro en los estudios y empiezo a publicar en medios locales, sobre todo en Internet. Experiencia con La VOz de Galicia. Encuestas y radio

2001- Un desconocido intenta liarme con un líquido transparente. Lo evito.

2003- Termino de comprarme el título de Licenciado en Filosofía.

2004- Viaje a Roma. Me enamoro del país. Problemas con los políticos locales de Italia por mi contacto con los comunistas.

2005-2006 Escribo en medios locales. Mi experiencia en Internet desborda las expectativas.

 

2007-2010  FP- Desarrollo de aplicaciones informáticas.

2011  Cursos de LINUX-debian, Windows Server, Java

Me aburro.

Otros: Tengo tres libros para publicar. Uno de poesía y uno de prosa y uno de Filosofía. Me gusta el tenis y jugar al póker con amigos, la estrategia, los juegos de rol, divertirme.

 

 

 

 


Un viaje de espacio.


¿Cómo es el Universo?
¿Cómo es la nave o vehículo que me puede transportar de astro en astro?


Dimensiones. La dimensión uno=1 la tienen los puntos aislados de un espacio geométrico, la dimensión 2 la tienen las líneas y curvas planas, la dimensión 3 la tienen los volúmenes. Entremedias la costa de Gran Bretaña tiene asignada la dimensión=1.26, número que se calcula con ecuaciones matemáticas que se describen en el tema de los fractales. Te preguntas si hay algo con dimensión tres, cuatro, pi y encuentras que algunos físicos y físicas describen el ser de lo que hay como un espacio de diez dimensiones anclado en las proyecciones inteligentes de los habitantes del Universo, una proyección es un grado de percepción holístico que abarca un universo de discurso, y un Universo es Todo, lo que conoces y lo que no conoces, tus opiniones, las de otros, ... y así indefinidamente para la palabra Universo. Con eso salir al espacio de tu jardín no parece plantear problemas, ¿y salir al espacio sidéreo? Ahí puede haber seres de toda especie y variedad.  Si te acercas a un ser que maneja campos magnéticos, o que se los come, y que es del tamaño de los habitantes de Sirio que describía Voltaire en uno de sus cuentos, en el Micromegas, treinta quilómetros de altura y a saber qué proporciones, pues el suelo se te va de debajo de los pies y te tienes que hacer a la idea de que tu cuerpo es frágil. O seres como insectos con capacidades para manejar materiales y hacer efectos de ingeniería con ellos. Un microscopio que me regalaron hace años tenía una preparación sorprendente respecto de eso, contenía una "pieza" tubular alargada. Me gustó.  Pero no es mi opinión, que está ahí, eso.  Las "fotografías" de que dispongo tomadas de la Vía Láctea la muestran como aplanada y espiral, es una galaxia de tantas, bueno no, es la nuestra. Y el Universo se expande...

Volar. Los experimentos de Galileo acerca del movimiento inercial, saber que la gravedad es menor conforme te alejas de la fuente de atracción, la capacidad para tornear piezas de metal y desmoldar piezas para motores y carrocerías y más problemas que hace años estaban sin resolver respecto de los viajes espaciales en lo que afecta a mi formación cultural se van despejando, las incógnitas adquieren aspecto de constantes, las variables aspectan concreción y el misterio del viaje espacial se desvela como nada misterioso,  viaje cercano y asequible. Hoy no parece estar fuera del ciudadano medio adquirir un coche, pues un motor de turbina es algo más complejo, y viene detallado en cualquier enciclopedia aceptable. Levantar del suelo el vehículo está sobradamente demostrado que no es difícil. Con un curso de piloto de aeroplanos vuela mucha gente de nuestras aldeas, pueblos y ciudades. Sacar al vehículo de la órbita terrestre es un poco más en el mismo tema. Con las dimensiones adecuadas, alimentos para varias semanas, calefacción,  combustible para despegar y una trayectoria fuera de la eclíptica o plano de astros la probabilidad de éxito aumenta. El espacio está mayormente vacío, y eso juega a favor de un viajero cualquiera.  Es obvio que hay diferencias entre un motor con ruedas, por ejemplo si se trata de coches, y un turismo con 75000 piezas que puedes comprar en el distribuidor que más te satisface, y hay diferencias entre un vehículo espacial de artículo como éste, y un vehículo espacial "de serie" para la ciudadanía. Eso no lo voy a discutir, por supuesto que me quedaré con el vehículo espacial de serie.  A cada detalle le corresponde un trabajo, y el gran abasto necesario para satisfacer a los ciudadanos, y la previsible demanda alimentan la llama de la calidad con todo cariño. Que la administración ha tomado cartas en el asunto, sí sí.
   El trayecto entre la Tierra y la Luna son 380000 quilómetros, se hace despegando, acelerando el vehículo suavemente hasta cierta altura, y acelerando sin complejos desde que la gravedad no es un obstáculo a la fisiología del cuerpo humano. Luego se va llegando a la Luna y se elige el aeropuerto de aterrizaje.  En la Luna el problema no es el aire, digo, sino el frío. Pues calefacción.  A buen recaudo el vaquero que crea, un viaje así en tanto que el mapa no es terreno conocido, ha de estar calculado en detalle a detalle. Pero no es la milonga del millón de pesetas, sale más barato. Por cinco mil eurillos tendría que haber ofertas en las agencias de viajes con viajes a la Luna de dos semanas a gastos pagos. Si la industria se porta como ha de ser, construir un par de aeropuertos y una urbe en la Luna está al alcance de diez años de trabajo en equipo. O estaba¡¡¡ Me refiero a 1969, claro que han pasado 37 años desde eso. Lo tenemos a tiro de tirachinas.
   El trayecto que une la Tierra y Júpiter, pues más de lo mismo, y como las moscas. Al llegar a Júpiter despacio, por rápido y despiadado el ignorante.
04/09/2006 02:21 cesar d. castro porto #. Noticias Local No hay comentarios. Comentar.

Blanco sobre negro

El exceso de luz daña la vista, lo sabe cualquiera¡¡¡
04/09/2006 02:52 cesar d. castro porto #. Noticias Local No hay comentarios. Comentar.

Olas



Durante el oleaje de la tormenta y sin lluvia, sobre una capa de hielo de cinco centímetros de espesor, observé cómo mi maestro Jose Luis se debatía atrapado y rodeado por el mismo hielo pastoso que le sujetaba la cintura, las piernas bajo el agua del océano inundado y europeo, a la altura de doscientos cincuenta y dos metros sobre el suelo de los edificios y autopistas, en Gratz, al lado de una curva donde mi padre me alertó de muchos peligros años antes. Decidí contra el miedo dominante abrir una brecha en la pátina que cubría el verde océano. De repente el oleaje, un fauno o la Prímula abrieron la pequeña fenda que con mi mano hacía, ampliándola de modo que la gente que como yo allí se encontraba atrapada empezaron a hundirse y con ellas yo bajo el manto acuoso que nos devoraba, anteponiendo a nuestros ojos un espectáculo singular de seres del tamaño de ballenas y aspecto de parturientas dar a luz sanguinolentos animales de colores pardos y formas humanoides, por variedad irreconocibles, cuyo rol pronto pasó a segundo plano pues fuimos mi maestro y yo arrojados a un pequeño templo antiguo que flotaba sobre las aguas y donde unos hombres y mujeres y otres escenificaban una asamblea.+++Reko: Eso que hemos visto sorprende, los pájaros están, y entre ellos Tek, incómodos con el niño.+++Dokko: He visto la magnetopía como vosotro; Quiere participar, y su maestro.++++Tappa y otros miran circunscritos al centro de atención, expectantes.+++ Avisé a Lose Luis y planté cara a mi sueño, la magnetopía que me retaba; actué y dije que se nos está sustrayendo con orgullo y prepotencia de una obra de ingeniería animal de magnas dimensiones y a cuya aportación nosotros podemos contribuir, de una moda. Jose Luis se escondía al acecho de aquella conversación intramuros entre los titanes y yo, atento a las expresiones y los comentarios. Mika a un lado sentado y la potencia creativa que representa su compañero Steve quien dice, sonriente al otro: eso lo has dicho tú, no yo ¿lo entiendes? has sido tú. Chico.++++ El cielo estaba negro y el rojo y amarillo del fuego de los dragones sobre el océano iluminaba tembloroso mi aspecto..................
04/09/2006 03:27 cesar d. castro porto #. Noticias Local No hay comentarios. Comentar.

Las gemelas

Esta historia es tan increíble que apenas yo me la creo. Cuando acabè de unir los cabos estaba tan envuelto en los hecho9s que apenas distinguía lo que estaba pasando en mi círculo más cercano de amigos y conocidos. Empezaré contando las trazas más sencillas de aquello, los hechos más relevantes, eso que me encandilaba y me tenía el ser preso de las apariencias evidentes. Ocurrió una tarde de febrero luminosa y clara como pocas. Estaba cerca del piso donde vivía yo de alquiler, llegaba a mi casa pensativo como tantas veces y con las miradas burlonas de mis nuevos amigos, compañeros de copas y juego a quienes venía de dejar porque la novedad del grupo y mi presencia juntasa aún se rozaban haciéndose daño. El espeso entramado de la conversación habida a mi no me satisfacía 3en absoluto y por eso decidí dejar el bar, un club divertido donde enamorarse de una buena conversación y del placer de un buen par de cigarrillos y una copa de licor café. Me crucé en la calle Pedro el Viajero a una mujer que acompañaba y mostraba placentera su hacer educativo a dos pequeñas gemelas de unos cinco años cada una. Por aquel entonces vivía yo a caballo entre dos mundos, el primero mi estudio práctico y juvenil de filosofía y ateísmo y el segundo mi pasión noble por una mujer lejana al círculo de mis amistades, una mujer que no aceptaba como norma que los hombres la seduzcan con joyas, ropa y dinero, una mujer especial en todos los sentidos que a mis conocimientos sobre ser mujer tocaba. Por eso y porque mi pasión hacia el género femenino en esas fechas aumentaba sin pausa pronto he de decir que me sentía feliz de cómo me iban las cosas. Y ocurrió eso, que me crucé con la mujer adecuada en el momento preciso. Ella despertó del letargo un sentido original en mí que he de comentar y desarrollar bajo estas líneas: el tiempo complejo, la no linealidad de la temporalidad vivida, poco a poco dio lugar a juntar posteriormente unas coincidencias que si bien eran inconexas hasta esas fechas para mí jamás volvieron a serlo. Desde ahora seré menos preciso y la lectura habrá de ser más atenta y pausada.

   Una noche, viendo un vídeo por tercera o cuarta vez en el videoproyector de uno de los pisos de mi  madre y mi padre, con insomnio y curiosidad por la cinta, trataba yo de hallar luz en las secuencias y no salía de mi asombro cuando, por azar o cuidado salí a tomar el aire y entré en un discobar del pueblo: allí reconocí sin el menor género de dudas la cara, la figura y el cuerpo todo de la protagonista de la cinta que en el salón del piso estaba repasando y allí entre la multitud ella me hizo señales y gestos con la boca, gestos que me remitían a las secuencias y planos de la película. Aquella mujer estaba en el discobar, gestualizaba igual que la protagonista de la cinta y parecía querer darme a entender algo convreto y conciso. Me alerté y pudo más mi serenidad que mi sensualidad al descubierto. Si lee estas líneas se me estremecería el cuerpo, y acaso llegue a leerlas, pero...   Aquella mujer que acompañaba a las gemelas vuelve a mi mente, y con ellas esa otra mujer del discobar.

   He de anotar a vuelapluma la presencia en el pueblo de un laboratorio de investigación militar de donde salen las ideas terminadas de su escondite para ser pronto conocidas entre la población común. Digo ideas y sería más correcto decir o escribir ingenio planetario o aún sideral, pues el disfraz con que se presentaron a mi tanto las apariencias de las gemelas como las caricias a distancia de la chica de la película eran bastante eficaces, pero... no lo suficiente.  La chica o mujer, más bien mujer que atrapaba mis sueños ha de ser la clave del proce4so en que vi envuelta mi normalidad, ahora lo sé, ampliada gracias a mis observaciones, por cualquiera de los motivos provocadas por la actuación mesurada y madura de ella, de la mujer con la que conviví durante esos meses. Ella era la piedra filosofal del asunto que expongo y como conviene a ello, ahora paso a describir qué sucedía. Ella me contó que de niña estuvo a punto de morir, nada inusual en la mitología que corresponde a los añós de mi infancia para la gente de los años sesenta y por tanto su generación. Y conviviendo junto a ella noté pequeños cambios en su hacer y su decir, y también en su físico. De pronto se me ocurrió que mi memoria engañaba mi inteligencia y tomé por obtuso mi pensar. Más cuando ellas, y digo ellas, se mostraban conmigo como una persona sola. como una persona madura que ejerce su madurez con soltura y efici9encia. Y ahí está parte del asunto, aquella tarde luminosa reconocí a la mujer con la que estaba conviviendo, en una de auqellas dos gemelas que acompañaba la mujer a enseñarles educación. Detrás de mi, apenas a tres metros duerme ella totalmente entregada a ilustrar mi ignorancia respecto al laboratorio militar en el que se crió sin referir la menor alusión al efecto y actuando con resolución. Con mi padre por defensor y la tranquilidad de ánimo en el pecho me sorprendo al constatar que he visto a una mujer, mejor, a las gemelas en dos momentos diferentes de sus vidas bajo la apariencia de fechas cercanas, apenas unos días de diferencia, con el aspecto de respectivos cinco años y cuarenta y cinco. Ello puede sonar y suena a coincidencia, por eso lo expongo como tal, y más. Una noche de insomnio como otras salí yo, descansado a pasear bajo  la luz de la luna y llegando así en mi paseo al Pueblo-Estrada y con el efecto de querer pagar unas zapatillas deportivas a un pariente pues a mi padre se le olvidaba ya en repetidas ocasiones me acerqué a la tienda cerrada temprano en la mañana esperando la apertura o la entrada en escena de mi tío cuando vi llegar acercándose a un joven apresurado y nervioso por la calle de entrada al pueblo. Se detuvo un instante y haciendo gesto de saludo dio por terminada su excursión y volvió sobre sus pasos. Claro está que eso me sorprendió y más cuando se ha de considerar que en su aspecto reconocía yo mi imagen y mi excursión nerviosa una tarde, y digo tarde porque yo vivía una mañana tras el amanecer y con una caminata de ventitantos quilómetros recorrida. Yo y yo mismo en dos fechas diferentes, una en una tarde de verano tres o cuatro años antes y otra una mañana de marzo o abril tres o cuatro años después. Notable coincidencia cuando yo desconocía la clonación por completo, por ejemplo. Mi hallazgo fuera de parecer increíble a otras personas pareció normal cuando lo comenté y no sólo eso, sino un ejemplo más de la cotidianidad y nada llamativo, pareciere un pelo que trivial se desprende, una gota de agua en el océano, una arena de un desierto. En ambos casos, primero con las gemelas que me encuentro en  mi vida personal y encuentro en la calle con una distancia para ellas de cuarenta años,  y segundo con mi autoencuentro, he vivido una temporalización que desbordaba y desbordó por su complejidad mi parecer local respecto del tiempo. Aguardo y deseo novedades al respecto. 

09/09/2006 17:42 cesar d. castro porto #. Noticias Local No hay comentarios. Comentar.

El

Vivo en un ático. Se está estupendamente en un ático. Recibo en él a mis amigas y conocidas. De un tiempo a hoy vivo con un hombre, él es atento conmigo aunque a veces discutimos por tonterías y se va a la ciudad a pasar días sin mi. Hace unas semanas él se fue, y volvió, como siempre, pero una noche, cuando estábamos en cama antes de acostarnos, se me ocurrió llamar a su casa para hablar con su madre, pues yo quiero mucho a su madre y me apoya en mis cosas cuando le cuento; y nos reímos mucho. Me cogió el teléfono EL, pero él estaba en  mi cama, estábamos juntos a este lado del teléfono, y él estaba también al otro lado, me hablaba con naturalidad. A mi lado en la cama me observaba tranquilo y plácido mientras yo hablaba con El. Se apoderó de mi una sensación inexplicable de miedo y me puse a llorar y protestar, pero él me consolaba desde los dos lados del teléfono.
#outer-wrapper{ width: 800px; margin: 0 auto; padding:10px; text-align: left; } #main-wrapper{ width: 800px; float: left; word-wrap: break-word; overflow: hidden; } #sidebar-wrapper{ width: 250 px; float: right; word-wrap: break-word; overflow: hidden; }

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris