Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Junio de 2010.

Restricciones

Está visto que la informática es una buena fiera. Mi aventura particular con la doma de esa fiera es cosa de insistir. La nueva página no funciona como me gustaría, y echo el balón fuera, le echo la culpa al servicio. Eso es imprudente cuando menos, y de "chico malo" las más de las veces.

 

....................................Otra cosa................................

 

Me gusta ver mundiales, y de fútbol. Hace un rato la selección en sentido amplio y Villa en particular han puesto en primer plano que el juego es cosa de todos los días y, otras veces, de un día concreto. De todos los días, porque para jugar de memoria se tiene que jugar muchos días, y de día concreto porque cada día es un reto particular, un conjunto de notas, que diría Kant, una cera -Descartes-, una pared futbolística entre lo dado, lo puesto y la relación que los media para llegar lejos. Tengo ahí al lado una pareja de ardillas que figuran un corazón con las colas. La cola de la ardilla es un punto de agarre increíble, me pregunto qué sería del hombre con una cola, podríamos jugar a nuevos deportes, con cola prénsil...en fin, que ha sido un pequeño placer ver jugar al fútbol a los españoles de la selección: Casillas, Ramos, Piqué, Puyol, Xavi, Busquets, Xavi, Arbeloa,  bueno, que no me los sé, quiero resaltar el deporte, gran actividad, y escribir algo del "mono" del deportista, que cuando deja de jugar desarrolla una creencia que consiste en tomar su entorno social al modo memorizado, de compañeros de juego; y eso choca con una inmensa mayor parte de la gente, el no-hacer-nada-de-deporte. Se produce un choque tremendo porque HAY un ciego social a las perspectivas del deportista, y eso es para siempre, o sigues haciendo deporte o como dijo ayer Bielsa, se te agria el carácter, no por nada, sino por eso.

21/06/2010 23:14 cesar d. castro porto #. Noticias Local No hay comentarios. Comentar.

La valla sangrienta

Me han robado en otras ocasiones además de esa, aunque sigo sintiendo una serie de sensaciones dilatadas en varias horas que me acercan al vómito, y tengo que respirar hondo y abundar en una paciencia que considero infinita y es nada menos que una indignación escabrosa y el temple de un vecino más, un ciudadano. Castelldefels y todos los españoles tuvimos noticia de los trenes de alta velocidad hace bastantes años. Sin generalizar, hace diez años sentí vértigo ante la situación en los trenes de cercanías de la costa oriental de España, los conozco porque pasé varios Julios de vacaciones ahí, pues el vértigo consistía en sentir cómo y de qué manera los que vivimos en el país sabemos de la fragilidad de las mini economías de los inmigrantes respecto de quienes tenemos arraigo de generaciones en la zona. Escribí una carta a un periódico catalán alertando del peligro inminente de esos trenes de alta velocidad en la franja de Levante para la gente. El calor del día aprieta el cráneo hasta la noche y al llegar el desahogo nocturno se relaja el "mogollón" de las horas más cálidas, el riesgo parece menos o pasa inadvertido si tienes en el cuerpo tensiones familiares y económicas y una temeridad inadvertida se cuela entre las fibras de buen pensamiento que preside cada vez el día. Les escribía y supongo que como yo cientos de cartas llegarían con esa cuestión alargadas en el tiempo a esos periódicos. Pongan vallas entre dos vías en las zonas donde pase el tren de alta velocidad. Habrá quienes las llenen de pintadas y quienes las tiren a patadas, pero no es eso, es la vida de decenas de personas y el respiro del fresco nocturno lo que se va a notar. Y en medio la geta de Pepe Blanco llamando imprudentes a los 13 latinos y 20 espectadores, o 30, o 40, 0 50. Me han robado 13 vidas, trece vecinos, trece jóvenes de los que cada jueves no me dejan dormir y se gritan las tensiones del día, en fin, triste.

25/06/2010 00:33 cesar d. castro porto #. Noticias Local No hay comentarios. Comentar.
#outer-wrapper{ width: 800px; margin: 0 auto; padding:10px; text-align: left; } #main-wrapper{ width: 800px; float: left; word-wrap: break-word; overflow: hidden; } #sidebar-wrapper{ width: 250 px; float: right; word-wrap: break-word; overflow: hidden; }

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris