Facebook Twitter Google +1     Admin

Observación

   La medicina tradicional china, desde lo poco y breve que he podido observar en lecturas y películas que la mencionan, como la película francesa La Crisis, o algunos libros divulgativos acerca del tema, considera su tema, la salud, como una intervención actoral, de teatro, en conjunto con el paciente, y ello le sirve al.a terapeuta para desarrollar una observación participación con el paciente o el grupo de pacientes, que exponen de forma desarrollada cuáles son las carencias que afloran a sus vidas, a la felicidad que todos.as pretendemos. En cuanto a la terapéutica, el uso de partes de animales en las terapias denota una centralidad de la Naturaleza en el proceso, a la que hay que tener muy en cuenta, pues la vida no es patrimonio exclusivo del ser humano, y recetar algo muerto, una parte de un animal, es una llamada de atención muy seria a la persona que recibe ese trato, no es como en culturas limítrofes como la Occidental, cada día más denostada en tanto que está presente nuestro respeto por la Naturaleza y las diversas formas de vida, el hecho de obligar a alguien por prescripción medica a comerse un trozo de oreja de cerdo, por ejemplo, tendría que alertar tan enormemente a la persona, que sería como una Occidental inyección de adrenalina en el corazón, donde una dejadez previa sería causa de una vergüenza pública gigantesca, pues el respeto a la vida animal y la superioridad notoria del humano capaz de manejar las manos respecto de esa carencia en otros animales, habría de ser central en el proceso. El animal representa el papel de bebé, de criatura que no puede valerse sin la ayuda de otros, y el oprobio de la obligación a comerse el trozo de oreja de cerdo, denotaría que la relación con la Naturaleza y con los menos lúcidos que uno mismo, está tan deteriorada que no merece la pena ser valorada, ser comprendida, ser tematizada. Eso, tematizar la relación con el animal desvalido, sería la tarea del enfermo, que estaría abocado.a a reconocer ante si mismo la valía del animal en sí, por norma social, al tiempo que se le presenta la muerte como alternativa a la vida, el aprovechamiento del muerto sea cualsea su especie incluída, por supuesto, la humana.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



#outer-wrapper{ width: 800px; margin: 0 auto; padding:10px; text-align: left; } #main-wrapper{ width: 800px; float: left; word-wrap: break-word; overflow: hidden; } #sidebar-wrapper{ width: 250 px; float: right; word-wrap: break-word; overflow: hidden; }

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris