Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Agosto de 2007.

Sin motivo

jaja
01/08/2007 16:50 cesar d. castro porto #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

¿Más información es más conocimiento?

  
Hace ya algunos años, en algunas de las tardes que estábamos sin colegio, acudíamos a la Biblioteca Municipal a consultar libros, a leer literatura infantil y a consultar con diferentes intereses, eso sí, libros relacionados con la salud. Por entonces ya había algunas enciclopedias específicas en eso que llamaban Salud Familiar u otras más atrevidas que decían llamarse el médico en casa.

Esa era entonces la fuente del saber de la que disponíamos bastantes miles de ciudadanos para obtener información de la palabra, en forma de jerga, que nos había dicho el médico de nuestro pueblo, del que por supuesto nos fiábamos, como no podía ser de otra manera.

Segunda fuente de información

Pocos años acá nos sorprende una era tecnológica que ha revolucionado nuestras fuentes de información. De tal forma que, recientemente, en la prensa especializada en salud se comentaba que internet se ha convertido en la segunda fuente de información sobre cuestiones de salud, tras el médico. Y ello en una sociedad donde, afortunadamente, se ha producido un cambio en el nivel cultural que nos ha permitido estar en disposición de tener autonomía de decisión ante un determinado tratamiento o plan de actuación de cara a mejorar nuestro estado de salud o combatir una determinada enfermedad.

Siempre que la relación profesional-paciente y entorno se siga realizando en un ambiente de confianza, la autonomía de decisión frente al modelo paternalista es más que saludable. Teniendo en cuenta que a veces los pacientes se sienten más seguros dentro del modelo paternalista.

No obstante, desde mi profesión he asistido a cómo la información en exceso, y sin la calidad asegurada, provoca algunas situaciones de tremenda ansiedad o de desesperación en los pacientes o en sus entornos más cercanos. Ya, ante la opinión de un profesional sanitario, lo siguiente es introducirse en la red de redes y consultar con el «Dr. Google», o el «Dr. Alltheweb» o cualquier otro buscador y poner nuestro problema de salud, pulsar el botón de buscar y acceder a millones de datos, imágenes, páginas serias de información y páginas de charlatanes venidos a más, páginas de «vendedores de salud» y páginas donde una asociación de afectados te informa seriamente. Todo mezclado, todo a la vez, una ingente cantidad de información a nuestra disposición, probablemente en generaciones de ciudadanos a los que no han enseñado a gestionar esa información para, a partir de ella, obtener el conocimiento.

Frente a ello, hay una generación impregnada en las nuevas tecnologías a la que, en lugar de enseñar a buscar información, deben enseñar a cribar la información. Pero en el tema de la salud y de la sanidad aún más. Prueben ustedes mismos, entren en cualquiera de los buscadores generales de internet y pongan salud, denle a buscar y en una cuestión de tiempo infinitesimal accederán a todo un mundo de información, pulsen cualquiera de ellas e intenten clasificarla. Serán capaces de autodiagnosticarse cualquier problema de salud, toda vez que tenemos que ser conscientes de que nuestro cuerpo puede experimentar al día hasta 100 sensaciones que se pueden interpretar como síntomas sin tener ningún problema de salud. Si son un poco aprensivos, ustedes verán.

La brecha tecnológica

Hace falta indudablemente seguir invirtiendo fondos en acabar con la brecha tecnológica, adaptar la formación a las nuevas tecnologías, basada en esa cantidad de información. Llega una nueva era, ya estamos en ella, donde la formación en todos sus niveles debe intentar tener como objetivo hacernos desaprender cosas del pasado y aprender cosas nuevas, basadas en ese acceso a una cantidad muy alta de información.

Pero en Sanidad, en Salud, es necesario trabajar en sellos de acreditación de la calidad que identifiquen ante los pacientes y sus familiares las páginas que son fiables. Identificar una imagen con ese sello con una página fiable. Extremadura es una de las Comunidades Autónomas donde más ha evolucionado la denominada Sociedad de la Información. Debemos sentirnos orgullosos de ello, pero también responsables de asegurar estos elementos de calidad. La participación comunitaria en el sector sanitario, casi sin desarrollarse por completo, se está enfrentando a una nueva forma de entenderla y es proporcionando un «sello o garantía» de calidad para que los ciudadanos podamos navegar y no naufragar en las páginas de salud. Es la democratización de la información, es el progreso de nuestra sociedad, de nuestra comunidad, de nosotros mismos.

Es necesario que las administraciones, los colegios profesionales, las organizaciones profesionales y científicas, las asociaciones de pacientes, las asociaciones de afectados, de familiares trabajen conjuntamente en la elaboración de un sello de calidad de páginas web para los ciudadanos sobre temas de salud de las que fiarse. Para que no se generen miedos, ansiedades, incertidumbres, dudas o falsas expectativas. Para que la información se convierta en conocimiento y que ese conocimiento sirva para tomar decisiones autónomas y maduras en el equipo de salud, basado en la confianza, que se establece en la maravillosa y única relación «codo con codo por la salud» entre profesionales y pacientes, entre profesionales y familias, entre profesionales y la comunidad.

Confianza, respeto y un adecuado conocimiento son ingredientes fundamentales para que se permita tener una relación adecuada que permita desterrar las antiguas escenas de autoridad mal entendida por parte de profesionales y de las agresiones a las que se están viendo sometidos ahora en innumerables ocasiones los mismos.

Tocan tiempos nuevos donde las tecnologías están influyendo en una relación muy antigua, ahora está por ver que entre todos seamos capaces de adaptarnos a esta nueva realidad de la información, hagamos de las tecnologías el uso adecuado que deben tener y es hacia la generación del conocimiento; eliminar, en definitiva, una fuente que de no controlarse en cierta medida amenaza con convertirse en una distorsión importante en una relación donde debe primar la confianza.

07/08/2007 23:53 cesar d. castro porto #. Social No hay comentarios. Comentar.

La osadía de los partidos políticos

Solamente al amparo de una profunda ignorancia, bien aderezada de indisimulable soberbia y grandes dosis de manipulación, puede entenderse la pasividad con la que se acogen la mayoría de las osadas iniciativas de carácter cultural, emanadas desde los distintos poderes y encaminadas a la instauración de férreas dictaduras donde los marchamos de calidad y ortodoxia se expendan única y exclusivamente a partir de los criterios al uso de los diversos nacionalismos.

La cultura en sí misma llega a ser digna de desprecio, si no va acompañada del correspondiente añadido político, de forma que todos los criterios aplicables se reducen a encuadrarla dentro de los fachas -que son los que se oponen a este estado de cosas-, y los sumisos, que son todos los demás.

En muy breve espacio de tiempo, gracias a la puesta en funcionamiento de múltiples maquinarias propagandísticas, se ha logrado dar carta de naturaleza a un principio según el cual todo lo que contribuya a marcar diferencias será bueno y todo lo que recuerde el nacionalismo español será deleznable.

Tal ha sido el éxito de la operación que prácticamente no existen partidos capaces de sustraerse a sus influjos y los tres llamados nacionales -el Partido Socialista Obrero Español, el Partido Popular e Izquierda Unida- ya no se diferencian de los otros, salvo a la hora de pronunciarse con claridad a favor de la independencia de sus respectivos territorios; pero en muchas ocasiones, como ocurre de manera más visible en el caso de los socialistas, su política de alianzas lo convierte de facto en el principal impulsor de cualquier cosa, menos de aquéllo que se sospeche mínimamente en contra del axioma citado.

Pero como quiera que los principios rectores son todavía los constitucionales, la carrera por burlarlos deja en la cuneta más irregularidades que las protagonizadas en los roces entre esos dos conductores, Fernando Alonso y su compañero Hamilton, mientras el espectador se pregunta si él también está facultado para inflar de patadas el reglamento, que es lo que de verdad apetece.

07/08/2007 23:57 cesar d. castro porto #. Social No hay comentarios. Comentar.

Hay

Dos cosas tan molestas como quemar un libro malo: descender un equipo de fútbol de división y tirar un edificio para construir uno nuevo. En el mundo griego clásico a la gente que era intolerablemente rica individualmente se la expulsaba, se la exiliaba de la polis, de la ciudad. No hay que dar caramelos a las hormigas, se dicen dos amigos, porque no tienen cómo transportarlos. En el arte, acaso quepa decirlo una vez más, no hay fronteras. El grafitero bansky, que cuenta con varias páginas dedicadas en internet, enseña en un ámbito hondamente democrático la belleza que consigue desde el plástico carbónico de unas pinturas de espray y unas manos diestras. Se comenta la noticia: le han dado cárcel a uno que cubrió con pintura negra una pintada suya con dos maderos dándose un beso. El ejemplo es bueno, pero para desarrollar esa habilidad ha necesitado una formación previa que no es gratuita por desgracia, y que brota cuando puede; sólo cuando el entorno vital tiene las cualidades que por ejemplo Nietzsche reclamaba para cualquier estudiante "Se necesita de una vez la visión proyectiva, y esto probablemente muy pronto, de lo que ante todo falta a nuestras grandes ciudades: lugares con poaseos largos y arqueados para el mal tiempo o para cuando el sol es excesivo, a donde no llegue ningún ruido de vehículos ni de pregoneros; donde una correcta delicadeza vetaría hasta el rezo en alta voz del sacerdote. Construcciones y establecimientos que, en conjunto, den a entender la elevación de la reflexión y del apartamiento" de Gay Saber, libro IV, 280. Las buenas ideas, como el "pato wc" o el "Lamborghini Murciélago" son de mucho calado en según qué casos pues el capricho intratable de algunos limita esencialmente la ilimitada capacidad humana para ejercer el libre paso por esos territorios.
¿Por qué no?...
En informática, en concreto en programación, hay herramientas para analizar un texto capaces de contar el número de palabras pertenecientes a un campo léxico o semántico además de contar palabras diferentes: Se puede medir el "tipo" de motivación que se recibe a través de un texto. Eso ya se hacía a finales de los años setentas del siglo pasado con el aprendizaje de Lenguaje C (Kernighan & Ritchie). En los ochentas se implementó la programación gráfica, del C pronto se pasó al C++ y al C# en un desligamiento progresivo del ámbito técnico dE las investigaciones iniciales. Con eso se pudo analizar las imágenes de forma que tanto texto-audio como imagen-video pueden ser objeto de análisis motivacional. Eso interesa tanto a la Filosofía como a la Lingüística y la Semiótica, pero sobre todo nos interesa a muchos que, cómo no, vemos en esas herramientas un medio indirecto para argumentar contra un sinnúmero de impresentables que en nombre de la Ciencia y del Poder  cometen a despecho del ciudadano común. No es pues el desierto de nuestros fondos marinos lo que queramos ver... esas materialidades de nuestra motivación son el impulso de los roles cotidianos = nuestro acerbo cultural inmediato
08/08/2007 02:10 cesar d. castro porto #. Social No hay comentarios. Comentar.

Un piso en el centro

 
 
   El concepto de democracia asimétrica que han tejido Maragall o Carod-Rovira en Cataluña se asienta en una organización de la vida ciudadana plural, diversificada.
Y sin el manejo del debate estamos lejos de entender esas dimensiones.
   Organización. La Educación de la Ciudadanía, junto al Sistema Sanitario y el Sistema Judicial entroncan la convivencia. Tres ejemplos serán suficientes: guardar las formas en sociedad bien sea en la calle bien en cualquier otro lugar de reunión muestra el respeto y reconocimiento que entre sí distingue, destaca a un vecino normal; bebidas de frutas en la dieta realzan el equilibrio alimenticio; y el rigor en la aplicación de una legislación bien conocida redunda en beneficio de los consumidores.
   Plural. La acción social y el correspondiente control de la acción en la vida cotidiana tiene un significado harto diverso en un músico que en un estudiante de bachillerato, y en no pocas ocasiones coinciden ambos roles en la misma persona, pues el efecto de estudiar para saber hace competentes a quienes aprenden a pensar, sin importar si la dedicación es a un hacer o a otro; es bien conocido que las tareas cotidianas son 
sencillas de organizar para una persona que se conoce a sí misma.
   Diversificada. La cultura humana está salteada de mitología: egipcios, griegos, fenicios, cartagineses, romanos y más en el Mediterráneo; aztecas, mayas, incas en el Yucatán tenían además de muchos conocimientos una variedad de símbolos propios para subrayar la consciencia para si mismos. Cualquiera de las imágenes de una revista de celebridades señala modelos que pretenden cuajar actitudes entre nosotros. Sólo en cambio, en el peso de nuestras ideas tenemos los materiales para ocupar sin ambajes todo el territorio del Universo, ¿nosotros? Todos.as nosotros.as
    No depende de Iñaki Anasagasti el drama que arrasa en los ambientes profesorales, no depende del buen periodista acuñar la verdad o divulgar la tragedia. Sófocles, Eurípides disponían de medios para inclulcar el eclecticismo; Séneca, Epicteto ídem para recetar transportes para los distraídos; Aristófanes, Menandro entretuvieron con sus comedias a generaciones de activos estudiosos de las más variadas materias. Ninguno hubo de dar cuentas a otro que a su propia administración. No es talla, que es talle. ¿Acaso se le escapa a alguien qué es y qué se desprecia?
08/08/2007 02:12 cesar d. castro porto #. Social No hay comentarios. Comentar.

El rol de millonario

Sorprende encontrar pesos pesados del fútbol usando recursos valiosos como el trabajo en equipo con mucha solvencia y apenas desperdicio de gesto. Cuando uno convive en un ambiente frío día tras día aprende paso a paso el artesano responder con mesura a los brotes de cartonismo con que llegas durante el año al fin de semana. Medir los tiempos donde el ambiente está desestructurado, desvencijado por poner una palabra cariñosa: ingenuo; sirve para licuar óxidos, herrumbres dejadas por el formalismo del devenir del paro. Algunos veranos duran un invierno. Contonearse como una lagartija sobre una piedra deshace nudos musculares y relaja la fabricación de ideas. Entrenar la vista en áridos de la gestión de millones es un cálculo de paracaidista, un aviso de la llegada de horas cálidas a las siete, la división de la agenda en sorbos pequeños a las diez y la carrera pedestre de las chicas llenas de lagos y garzas a la una. Los actores técnicos contribuyen a dar un redondeo y baile de cifras al día. Ninguna herida de playa escapa al atento ver de los escritores. La Sierra con sus bungalows se turna con el pueblecillo entre las montañas a ofrecer espacios desérticos para la lógica, horarios nocturnos, buhos, lechuzas del Norte. El día no invita a la acción, se le invita a ¿él?
08/08/2007 02:15 cesar d. castro porto #. Social No hay comentarios. Comentar.

De Rottenmeier a Frankenstein

Zapatero ha sorprendido a todo el mundo. Ha remodelado su Gobierno a pocos meses del final de la legislatura. Nadie se lo esperaba. Rajoy, tampoco, y salió por peteneras: "irrelevante operación cosmética". Sí, hombre, menosprecia estas "irrelevancias" cosméticas, y luego quéjate. También los bloqueiros se han rendido a la misma copla. En la política española, lo que no es folclore es Carmen Calvo. Poca gracia hizo a la dicharachera ex ministra esta cosmética, y buenas dosis de maquillaje precisó para contrarrestarla. Pero, no se angustie la buena pixi y dixi que no se trata de una jubilación. Algún nuevo destino espera por sus salerosas capacidades.

Cosméticas y contracosméticas, sectarismos y contrasectarismos, desgracias son, nacidas o potenciadas por el desaforado partidismo político, que arruina conjuntamente virtud y razón. Tampoco es verdad que Sanidad y Consumo, independientemente del porcentaje del Presupuesto que gestione, sea, como ha dicho el mismo Rajoy, un Ministerio poco importante. Basta observar el extraordinario interés, espontáneo o inducido, que suscitan estos temas. Amén de que en España la asistencia sanitaria es casi toda pública. Y aunque su gestión está transferida a las comunidades autónomas, este achaque está generalizado a la casi totalidad de los servicios públicos (y más que se generalizará merced a la zapateril empresa de disolución de la nación). Con ese criterio, pocos, y por poco tiempo, ministerios relevantes quedarían.

Para mí, resulta particularmente llamativo el cambio del titular de Sanidad. Zapatero nos había entregado a una antipática y severa Srta. Rottenmeier (si a la fábula de Heidi acudimos) o a una cruel heredera del maldito linaje de Pedro Recio (si preferimos las más ilustres aventuras del Ingenioso Hidalgo) que, a fuerza de abstinencias y ayunos en mojama de cristiano nos quería convertir, y aun en vinagre, para mayor salubridad. Mas hete aquí que el ensoberbecido "talante", en su último avatar, nos la ha sustituido por un Dr. Frankenstein, especialista en la investigación con células madre. Enigmáticos son los avatares del omnipotente "talante" y tan vertiginosos en su sucesión que apenas uno ha barruntado la significación del último, cuando otro nuevo nos acomete. En este caso supongo que será por fastidiar a los obispos y darse tono entre los Pettit de Princeton.

Al margen de las graves cuestiones éticas que plantean las investigaciones del nuevo ministro, por sus primeras declaraciones parece ser uno de esos sabios cuya inteligencia está confinada a su especialidad, siendo completos necios al margen de ella. Así, ha dicho que hace quince años un maestro suyo, premio Nobel, le vaticinó que llegaría a ocupar esta cartera. Admirable la presciencia del maestro; lamentable el destino del discípulo. Tanto esfuerzo investigador y tanto gasto para llegar a eso. A eso que Zapatero, Pepiño y tutti quanti han conseguido mucho más económica y rápidamente. Para qué el magisterio de un esclarecido genetista cuando bastan habilidades predatorias y escaladoras.

Como este Dr. Frankenstein no sabe trabajar sin un Nobel cerca, él mismo se lo ha otorgado al jefe. Y, ya puestos, no uno, sino dos. Por decisión de su ministro, Zapatero es premio Nobel de la "honestidad" y Nobel de la "solidaridad". Los déspotas antiguos sometían a sus súbditos. En la España actual ni en eso han de molestarse. La servidumbre es voluntaria. Este Dr. Frankenstein quizá haya sido un buen científico, pero es un pésimo ciudadano. Su servilismo produce náuseas.

08/08/2007 02:22 cesar d. castro porto #. Social No hay comentarios. Comentar.

Excusatio non petita

Confieso sinceramente que tengo algún lector que no merezco. Uno de ellos, fiel a lo largo del tiempo, me comenta su impresión sobre mi último artículo dedicado a la memoria de Paulino Garagorri. Estando de acuerdo en lo fundamental conmigo, me insinúa que pude haber apurado algo más el tema, ya que no toqué ni de pasada el aspecto de la situación en el régimen anterior de alguno de los discípulos más destacados de Ortega. Es cierto, y habría mucho que hablar sobre la especie de exilio interior que sufrió Garagorri, por un simple comentario irónico en una conferencia sobre las bondades del franquismo. Tampoco podría olvidarse la situación que vivió Julián Marías durante muchos años, condenado a un ostracismo universitario, que le llevó a vivir de lo que pudo, con un alejamiento forzado de lo que era su destino y su vocación.

O sea, que me dejé muchas cosas en el tintero, pero eso es natural, incluso por razones de espacio en el periódico. Pero hay algo más: se trata, en síntesis, de que mis artículos no intentan agotar ningún tema, no tengo vocación ni cualidades de ensayista, mucho menos de pedagogo al uso y, en ningún caso, de cultivar el aspecto político de ningún tema, porque lo considero de menor cuantía y además, en mi opinión, abrumadoramente cultivado por los medios de comunicación. Mis artículos (por llamarlos de alguna manera) intentan ser ligeros, fáciles de digerir y sin ninguna intención de trascendencia. Claro que me dejo cosas en el tintero, casi siempre a propósito. De todas maneras, me conformo con este papel libremente asumido y procuraré seguir en la misma línea de apuntar cosas y promover incitaciones al diálogo fecundo. Quede para otros más dotados el agotar un tema en cada escrito, que yo seguiré moviéndome en la superficie de las cosas, en la periferia de los asuntos. En esta línea, confieso que yo no intento convencer sino seducir.

Encuesta 2006 acerca del uso de internet

He leído una encuesta en la que se dice que el 10% de españoles.as tiene blog o página propia. La mitad de hogares españoles tiene acceso a internet, apunta la encuesta. La aplicación más usada es el correo electrónico (data de 1968, una de las primeras aplicaciones de las redes) La confianza en el comercio electrónico crece despacio. Un comentario frecuente es "hay mucha basura en internet"

Mi cálculo a cambio, número de titulados anuales por 300, da un volumen de      200 000 páginas

08/08/2007 04:29 cesar d. castro porto #. Social No hay comentarios. Comentar.
#outer-wrapper{ width: 800px; margin: 0 auto; padding:10px; text-align: left; } #main-wrapper{ width: 800px; float: left; word-wrap: break-word; overflow: hidden; } #sidebar-wrapper{ width: 250 px; float: right; word-wrap: break-word; overflow: hidden; }

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris